El ‘Caso Kentucky’ que ha sido peleado entre los dueños de salas de póquer en línea como Doyle’s Room y redes como Microgaming desde el septiembre pasado cuando el estado norteamericano y su gobernador Steve Beshear declararon que el negocio de esos operadores infringían la ley estatal.

 

El juez Thomas Wingate falló en octubre pasado que el estado sí tenía el derecho de confiscar los 141 nombres de dominio pero esta decisión fue apelado por el Consejo de Juego Interactivo (CIG) y la Asociación de Juego y Entretenimiento de Medios Interactivos (iMEGA).
John Fitzgerald Kennedy, Director Ejecutivo del CIG comentó: “El Consejo cree firmemente que si los encargados de formular políticas quieren proteger a los menores, a las personas que sufren consecuencias negativas por un exceso de juegos de azar y al público en general, la verdadera y única respuesta está en la regulación”.

 

“Esta es una decisión muy importante para cualquier persona que haga negocios en Internet”. Declaró Jeff Ifrah, el abogado del CIG.

 

Los magistrados revisaron el caso a principios de diciembre y después de un mes de consideración han concuido el decomiso de la ley de 1974 se aplica a “una máquina o cualquier otro dispositivo mecánico de juego de azar” y, por tanto un dominio de internet no puede considerarse un dispositivo como tal.

 


Related posts: