El país de Serbia está viviendo una ola de interés extremo en el juego después de salir de bastantes años hastas dos decádas de crisis y cambios políticos transformadores.

La lotería local no ha sido ganado para varias semanas y el bote ya se ha acumulado a 2 millones de euros.

En terra.es informan que el sociólogo cultural serbio Ratko Bozovic opina que este nuevo intereés en el juego “es de alguna manera una respuesta de esa gente pobre, que ha perdido la lucha ante la vida y llama a la suerte que le ayude. Entonces creen más en la casualidad que en un esfuerzo racional de encontrar un trabajo y vivir con normalidad… en las grandes crisis, se tiene la diversión como una fórmula fascinante de matar el tiempo de la gente, mientras que por otro lado alguien gana dinero”.


Related posts: