Según la revista de póquer Bluff Europe, Tallin es ahora el tercer destino preferido por los jugadores del continente europeo, después de Londres y de Dublín.

 

"Con razón se la puede considerar como una de las mejores ciudades de la nueva Europa para poder divertirse. Tallin es un lugar obligado para la élite de póquer en Europa", dice la publicación.

 

Después de casi cinco décadas formando parte de la Unión Soviética, Estonia ha abrazado el liberalismo radical de los nuevos tiempos después de su independencia en 1991. Durante este tiempo, el Gobierno ha cerrado los ojos mientras ha llenado sus arcas gracias a los impuestos.

 

Después de más de una década de permisividad, los funcionarios estonios están empezando a preocuparse por las consecuencias que la pasión por el juego está causando a sus ciudadanos.

 

Varios estudios revelan que aproximadamente el 1% de los estonios –alrededor de 13.000 personas de una población total de 1,3 millones de habitantes– sufren alguna dependencia del juego y un número aún mayor –unas 16.000 personas– son considerados adictos.



 

El Ministerio de Hacienda está preparando un proyecto de ley para controlar la operación y impacto de los casinos, incluyendo sus ubicaciones y sus horarios.

 

 

http://www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=46&idioma=CAS&idnoticia_PK=534645&idseccio_PK=1007&h=


Related posts: