Desde el 30 de enero, Codere-Sofitel ha estado nombrado como el favorito de ser otorgado el contrato de renovar u operar el hotel. El gerente de compras y miembro de la comisión supervisora de la licitación, Juan Canesa, dijo el lunes 12 pasado que la adjudicación "se encuentra en la última etapa, de evaluación de los puntajes", aunque precisó que "por ahora la empresa que va ganando, la que obtuvo mayor puntaje porque cubrió mejor los tres aspectos de la licitación (plan de negocio, propuesta arquitectónica y canon ofrecido) es Codere".

 

Pero su rival, que está en segnudo lugar en la adjudicación, la sociedad Hyatt-Liberman, ha quejado que la diferencia económica de su propuesta y la de Codere es "multimillonaria", pues aquel grupo ofreció a la Intendencia de Montevideo el 27 por ciento de los ingresos por juegos de azar que se realizaran en el casino durante los próximos treinta años, y Codere "sólo" ofreció el 18,8 por ciento.

 

El grupo Codere-Sofitel subraya que la propuesta presentada por Hyatt-Liberman en la licitación del Hotel Casino Carrasco no concordaba con lo estipulado por la comuna montevideana, ya que no respeta en ningún modo la esencia del edificio.

 

El dia de ayer, miércoles, Codere-Sofitel se reunió con vecinos de la zona aledaña al Hotel, con el fin de explicar su propuesta arquitectónica y salió inevitable referirse a las acusaciones. Guillermo Arcani, de parte de Codere – Sofitel, comentó que el grupo Hyatt – Liberman "inició hace mucho tiempo un proceso de agravios destinado a golpear el proceso de licitación”.

 

"Hay cosas que un canon variable no puede comprar. Destruir la esencia del hotel construyendo una torre de vidrio en el medio (como lo proponía el proyecto de la cadena Hyatt), es una agresión a la ciudad". Explicó Arcani.

 


Related posts: